LA INFLUENCIA DE LA NATACIÓN INFANTIL EN EL PROCESO DE ALFABETIZACIÓN

FullSizeRender

 

La importancia de la natación no implica sólo desarrollo físico del niño sino también el desarrollo de su personalidad y de su inteligencia. Los niños que se inician en un programa de aprendizaje de la natación alrededor de los dos años, tienen un rendimiento más satisfactorio en su proceso de alfabetización.

Los primeros años de vida van a determinar el desarrollo y evolución de cada persona, ya que en ellos se configuran las habilidades perceptivas, motrices, cognitivas, lingüísticas y sociales. El aprendizaje temprano es especialmente importante ya que con menor edad, mayor flexibilidad tiene el individuo.

La intervención temprana tiene como objetivo ofrecer al niño un conjunto de acciones y estímulos globales que favorecen su evolución física y psicológica.

La finalidad es que el niño sea capaz de relacionarse con su entorno de la manera más efectiva y satisfactoria a partir de las habilidades que posee.

Los niños que no reciben estimulación global en los primeros años de vida se quedan aislados y privados de desarrollar las habilidades con las que nace.

La estimulación temprana, a su vez, es una herramienta que facilita la detección precoz de deficiencias y la intervención con el niño y su entorno, en un momento óptimo de su desarrollo.

El cerebro de un niño es comunicación, creación y consolidación de circuitos, por lo tanto  necesita sustancias capaces de transmitir esa información, alimentar y hacer crecer los tejidos. Esto solo se puede realizar a través de grandes cantidades de energía.

La práctica de la natación cada vez toma mayor importancia ya que aporta claros beneficios en el rendimiento cognitivo y el bienestar psicológico.

Estudios transversales demuestran correlación entre niveles altos de ejercicio cardiovascular y rendimiento cognitivo. A su vez indican que la natación es el ejercicio posiblemente más efectivo para mejorar la función cognitiva en niños.

Realizar natación en edades tempranas, tiene un efecto positivo sobre el aprendizaje de  algunas tareas escolares específicas, y por lo tanto ayuda a obtener mejores resultados académicos.

Otros estudios realizados por Aberg et al. y Castelli et al., sugieren que personas jóvenes estimuladas cardiovascularmente y que puedan utilizar grandes cantidades de oxigeno durante el ejercicio, obtienen mejores resultados académicos.

Hoy en día tenemos suficiente evidencia empírica para recomendar la práctica de la natación de 1 a 2 sesiones semanales con una duración de 45 minutos cada una, para optimizar el rendimiento escolar en niños.

CONCLUSIÓN

La natación es educación, ya que lleva consigo unos valores que ayudarán a formar la personalidad de cada niño y sus habilidades sociales.

A nivel emocional proporciona numerosos beneficios:

  • Mejora la autoestima
  • Fomenta la fuerza de voluntad
  • Enseña a tener perseverancia
  • Entrena el juego limpio
  • Crea respeto hacia los otros
  • Ayuda a conocer las normas
  • Implica esfuerzo
  • Genera solidaridad
  • Crea espíritu de equipo
  • Ayuda a conocer que puede existir alguien que sabe más
  • Promueve la responsabilidad
  • Ayuda a frenar impulsos excesivos
  • Contribuye a superar la timidez

Los niños disfrutan de la natación por las recompensas que este deporte les genera, como placer y diversión, por la excitación de la competición, la experiencia con los elementos que rodean, la sensación de bienestar, aceptación de los compañeros, la motivación y el vínculo que se genera con sus profesores.

A nivel cognitivo, realizar ejercicios de natación permite liberar sustancias como la noradrenalina o BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro), relacionados con un efecto facilitador de la función cognitiva.

Organizar estratégicamente las sesiones de natación va a optimizar el rendimiento en trabajos escolares que necesitan atención, memoria y control cognitivo.

BIBLIOGRAFIA

M. B. Rossin, L. Buzzella. Importancia de la Educación Temprana en la Primera Infancia. Universidad Católica Argentina. Facultad de Psicología y Psicopedagogía. 2012.

La actividad física mejora el aprendizaje y el rendimiento escolar. Los beneficios del ejercicio en la salud integral del niño a nivel físico, mental y en la generación de valores.

Cuadernos Faros. 2011.

Best JR (2010) Effects of Physical Activity on Children’s Executive Function: Contributions of Experimental Research on Aerobic Exercise. Dev Rev 30: 331-551.

Churchill JD, Galvez R, Colcombe S, Swain RA, Kramer AF, et al. (2002) Exercise, experience and the aging brain. Neurobiol Aging 23: 941-955

González de Rivera, J. L.; Monterrey, A. L.; Cuevas, C. de las; (1989). Psicología y psicopatología del deporte. Psiquis, 1989, 10(6): 11-18.

AUTORES

Marcelo Doranen Ramos

Laura Santamaría Asensio

Posted on: agosto 6, 2016, by : Ceifac_admin